Los procesadores Xeon de Intel ya no serán exclusivos para servidores

Los procesadores Xeon de Intel darán un salto al mercado de los consumidores, dejando de ser exclusivos para su uso en servidores. Estos procesadores estaban reservados exclusivamente para su uso en servidores, pero en la actualidad los usuarios demandan mucha más potencia, y gracias a las aplicaciones que cada vez exigen un ancho de banda mayor, es muy común que se saturen los servidores con tantas tareas por hacer.

Sin embargo, esto va a cambiar muy pronto, ya que los procesadores Xeon de Intel, vendrán a mejorar la computación en la parte del usuario, haciendo que todos los procesos sean mucho más rápidos. Esto gracias a su nuevo modelo el Xeon D-2100, presentado por Intel, que es un procesador diseñado para funcionar al extremo de la red, pero que no requiere la potencia ni el espacio que requiere un servidor tradicional.

Este nuevo procesador cuenta con 18 núcleos de procesamiento, y una capacidad para soportar hasta 4 enlaces de Ethernet de 10GBps, pero con un consumo energético relativamente bajo, que se ubicará entre los 60W y los 110W. Serán ideales para las pequeñas oficinas, y no aumentarán mucho consumo energético ni espacio. Aunque de momento poco se sabe sobre sus características y su precio, pero seguramente será bastante alto por lo que tal vez no llegue a los usuarios tradicionales.

About author Ver todos los artículos

Jhair Méndez

Soy Médico Veterinario, actualmente soy escritor freelance en las áreas de Salud Animal, Técnología y Videojuegos. Administro mi propio blog de mascotas y dirijo un blog sobre videojuegos.